El hotel Santa María de Alquézar se encuentra situado en Alquézar, en el corazón de la Sierra de Guara, el espacio natural protegido más extenso de Aragón, que se sitúa entre las extensas y áridas llanuras del valle del Ebro y las altas cumbres pirenaicas. Desde las habitaciones del hotel se puede contemplar parte de este parque natural así como el cañón del río Vero.

El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara se compone de un laberinto de espectaculares cañones y desfiladeros que la han convertido además de una maravilla geológica, en un punto de referencia para la práctica del barranquismo y deportes de aventura: se le considera la Meca mundial del barranquismo con mas de 150 descensos diferentes, desde muy faciles hasta muy tecnicos.

Desde el Hotel Santa Maria de Alquezar os ofrecemos la posibilidad de recorrer estos cañones, con uno de nuestros guias experimentados. Fuimos pioneros en la practica del barranquismo con mas de 20 años de andadura profesional.

Estos asombrosos acantilados son colonizados por plantas muy especializadas, algunas únicas, valiosas especies que sólo viven en los roquedos de estos barrancos. Quejigales, encinares, espesos bosques de madroño, lentisco, enebro, boj, ponen color a estas sierras, de exultante belleza en primavera y otoño, transformándolas al paso de las estaciones.

Del mismo modo, estos roquedos son el escenario de la vida salvaje, acogiendo parejas de quebrantahuesos, alimoches, buitres leonados, águilas reales, halcones y búhos reales. Esta enorme riqueza de aves se completa con un interesante grupo de especies forestales como el pito negro, el águila calzada o la culebrera, por lo que el parque fue declarado además Zona de Especial Protección para las Aves.

Merece la pena adentrarse en los valles de la sierra y recorrer tranquilamente sus viejos caminos, pasear por callejuelas de pueblos y aldeas, conversar con sus habitantes, participar de los actos festivos o visitar sus espacios museísticos; sólo de esta forma seremos capaces de captar la verdadera esencia que encierran estas montañas siempre inolvidables.

En Guara existen claros contrastes entre ambas vertientes. Mientras que en la meridional son característicos los amplios somontanos dominados por campos de cultivo y bosquetes de carácter mediterráneo, en la septentrional abundan las masas forestales y antiguos campos de cultivo ya abandonados. Sin embargo, es en sus cañones donde pueden admirarse los paisajes más sorprendentes y característicos de Guara, marcados por su estrechez y profundidad.